Adicción

Cuando alguien es adicto, no es capaz de controlar su consumo de drogas o continúa consumiéndolas a pesar del daño que provocan. La drogadicción puede causar un deseo imperioso de consumir la droga (craving). Las personas pueden desear dejar el consumo, pero la mayoría de las veces se dan cuenta de que no pueden hacerlo por sí solas.

La persona que sufre de drogadicción requiere ayuda médica, de su familia, amigos o grupos de apoyo o un programa de tratamiento estructurado para superar la adicción y mantenerse libre de consumo.

Causas

Al igual que en muchos trastornos de salud mental, hay varios factores que pueden contribuir al desarrollo de la adicción a las drogas. Los factores principales son los siguientes:

  • Ambientales. Los factores ambientales, como las creencias y actitudes de tu familia, y la exposición a grupos de pares que alientan el consumo de drogas, suelen influir en el inicio del consumo de drogas.
  • Genéticos. Una vez que has comenzado a consumir una droga, el paso a la adicción depende de rasgos heredados (genéticos), que pueden retrasar o acelerar el avance de la enfermedad.

 

 

 

Síntomas

R

Sentir que tiene que consumir la droga en forma regular; esto puede ser diariamente o incluso varias veces al día

R

Fracasar en los intentos de detener el consumo de la droga

R

Asegurarse de que mantiene una provisión de la droga

R

Gastar dinero en droga aunque no esté a su alcance

R

Realizar actos para obtener la droga que normalmente no haría, tales como hurtar o robar

R

Sentir que necesita la droga para poder enfrentar los problemas

R

Manejar o realizar actividades riesgosas bajo la influencia de la drogas

R

Dedicar más y más tiempo y energía para obtener y consumir la droga

Dudas frecuentes sobre la Adicción

¿Cómo reconocer los signos de consumo y dependencia de drogas?

Los signos y síntomas particulares del consumo y de la dependencia de drogas dependen del tipo de droga. Se puede detectar el consumo o abuso en un miembro de la familia según los signos y síntomas físicos y conductuales asociados a la droga.

Si usted cree que su consumo de drogas está fuera de control o le está causando problemas, busque ayuda. Cuando antes lo haga, mayores son las probabilidades de una recuperación duradera.

¿Cuándo consultar a un médico?

Si su consumo de la droga está fuera de control o causa problemas, pida ayuda. Cuanto antes consiga ayuda, mayores serán sus probabilidades de recuperación a largo plazo. Hable con tu médico de atención primaria o consulta con un profesional de salud mental, como un especialista en adicción a las drogas o en psiquiatría de las adicciones, o con un terapeuta autorizado en alcohol y drogas.

Pida una consulta para ver a un médico si:

  • No puede suspender el consumo de una droga
  • Continúa consumiendo la droga a pesar del daño que causa
  • Su consumo de la droga te ha llevado a conductas peligrosas, como compartir agujas o tener relaciones sexuales sin protección
  • Piensa que puede estar teniendo síntomas de abstinencia después de suspender el consumo de la droga

Si no está listo para acudir a un médico, las líneas de ayuda o los números directos pueden ser útiles para obtener información sobre los tratamientos. 

¿Cuándo buscar ayuda de urgencia?

Busque ayuda de urgencia si usted o alguien que conoce consumieron una droga y:

  • Podrían tener una sobredosis
  • Presentan cambios en el conocimiento
  • Tienen problemas para respirar
  • Tienen ataques o convulsiones
  • Manifiestan signos de ataque cardíaco, como dolor o presión en el pecho
  • Tienen alguna otra reacción física o psicológica problemática luego del consumo de la droga
¿Cuáles son los factores de riesgo?

Personas de cualquier edad, sexo o situación económica pueden volverse adictas a una droga. Existen determinados factores que pueden afectar la probabilidad de presentar una adicción y la rapidez con la cual se la adquiere:

  • Antecedentes familiares de adicción. La drogadicción es más frecuente en algunas familias y probablemente implica una predisposición genética. Si tienes un familiar consanguíneo, como un padre o hermano, con adicción al alcohol o a las drogas, hay un mayor riesgo de que presentes drogadicción.
  • Trastorno de salud mental. Si padeces un trastorno de salud mental, como depresión, trastorno por déficit de atención con hiperactividad o trastorno de estrés postraumático, tienes más probabilidades de volverte adicto a las drogas. Consumir drogas puede llegar a ser una forma de lidiar con los sentimientos dolorosos, como ansiedad, depresión y soledad, y empeorar aún más estos problemas.
  • Presión social. La presión social es un factor importante para comenzar a consumir drogas o tener un consumo inapropiado, en especial para la gente joven.
  • Falta de implicación familiar. Las situaciones familiares difíciles o la falta de un vínculo con tus padres o hermanos pueden aumentar el riesgo de adicción, al igual que la falta de supervisión de los padres.
  • Consumo temprano. Consumir drogas a temprana edad puede causar cambios en el cerebro en desarrollo y aumentar la probabilidad de avanzar hacia una adicción.
  • Tomar una droga altamente adictiva. Algunas drogas, como los estimulantes, la cocaína o los analgésicos opioides, pueden ocasionar un avance más rápido de la adicción que otras drogas. Fumar o inyectarse drogas puede aumentar la posibilidad de que se genere una adicción. Consumir drogas que se consideran menos adictivas, las llamadas «drogas ligeras», puede ser el inicio del consumo de drogas y la adicción.
¿Cómo reconocer la adicción a drogas en un familiar o amigo?

A veces es difícil distinguir el mal humor o la angustia normales de un adolescente de los signos del consumo de drogas. Los posibles indicios de que un miembro de la familia, adolescente o no, consume drogas son los siguientes:

  • Problemas en la escuela o en el trabajo: ausencias frecuentes de las clases o del trabajo, desinterés repentino en las actividades escolares o laborales, notas más bajas o disminución del desempeño en el trabajo
  • Problemas de salud física: falta de energía y de motivación, adelgazamiento o aumento de peso u ojos rojos
  • Aspecto desaliñado: falta de interés en la ropa, el aseo personal o la apariencia
  • Cambios de conducta: esfuerzos exagerados por prohibirles a los familiares la entrada a su habitación o ser reservado con respecto a dónde va con sus amigos; o cambios radicales de conducta y en las relaciones con familiares y amigos
  • Problemas de dinero: pedidos repentinos de dinero sin explicación razonable; o puedes descubrir que falta o se ha robado dinero, o que han desaparecido objetos de tu hogar, lo que indica que tal vez se hayan vendido para sustentar el consumo de drogas

Tienes más preguntas sobre las adicciones o quieres iniciar una terapia?

× Conversemos por Whatsapp